El embarazo

El día de ayer, mi primo fue con su esposa al hospital a que le hicieran unos ultrasonidos para monitorear a su bebé, quien gracias a Dios viene en condiciones perfectas para aterrizar en nuestro mundo, por lo que naturalmente se encuentran felices.

Debo aceptar que muchas veces los hombres no le damos el crédito que merecen las mujeres por soportar aquel juicio llamado embarazo, donde ellas tienen que atravesar durante 9 meses una experiencia, aunque muy bonita, traumática en cuanto a su biología se refiere.

Es impactante para muchos hombres (yo incluido) el hecho de que una mujer tenga la habilidad de convertirse en un capullo durante todo un embarazo, así como el hecho de que por 9 meses una mujer se convierte en dos personas, ya que dentro de ella palpitan dos corazones sistemáticamente.

Sin embargo, aunque poético, el embarazo es también muy difícil de soportar para muchas mujeres, ya que un embarazo también es un periodo muy difícil para las futuras madres, pues padecen cambios que muchas veces pueden llegar a ser muy molestos y dolorosos.

Muchas veces, familiarmente, este proceso de nueve meses puede ser un verdadero reto, ya que si el carácter de las mujeres es voluble, lo es muchísimo más cuando están embarazadas, por lo que es muy posible que puedan haber más discordias de lo normal.

Esto es algo que los hombres debemos tener muy en mente y no sorprendernos cuando nuestras esposas tengan el mismo carácter que un tigre de bengala con hambre y  pocos minutos después su temperamento sea aquel de un labrador cachorrito.

Una muy buena recomendación para todos los futuros padres es que durante el periodo del embarazo hagan mucho ejercicio, a modo de que estén un poco drenados de energía y reducir la agresividad que pueda de pronto explotar como volcán.

A su vez, es de vital importancia para las mujeres, por más difícil que resulte, entender el hecho de que los hombres también pasan por tiempos difíciles en todos los sentidos durante el embarazo de sus mujeres, ya que nosotros tenemos mucho de que preocuparnos, pues el bienestar de toda la familia se encuentra en nuestros hombros, lo que significa el tener que asegurarnos de que nuestra familia, con su nuevo integrante, siempre viva prósperamente, sin que les haga falta nada, algo que no es nada fácil, especialmente si se vive en un país donde la economía no es buena y donde un hombre promedio debe trabajar jornadas inéditas para obtener muchas veces tan solo lo necesario.

Es por esto que debemos entender que un embarazo es un proceso de gozo infinito y de juicios muy severos para ambos, por lo que es imprescindible que las parejas tengan empatía uno hacia otro y que traten de entender de la mejor manera posible ambos lados de la moneda, para poder crear un ambiente sano y acogedor para nuestro nuevo integrante de la familia.

About the author

Sebamed

View all posts