El veneno salvavidas

El día de  ayer , fui a varios laboratorios en Neza dedicados a la investigación del cáncer y a medios alternativos que puedan controlar o erradicar a dicho desbalance con métodos alternativos y sustancias naturales de alto nivel toxico administrado en dosis modesta para localizar y destruir a las células negativas cuyo objetivo es devorar al cuerpo poco a poco a velocidades mayúsculas hasta causar la muerte operando muy similar a las pirañas quienes solas no son nada pero en grupo son imparables.

Esta investigación que se lleva a cabo en territorio mexicano atrae científicos de todo el mundo ya que México es un paraíso de especies capaces de proveerles con dichas toxinas naturales debido a nuestra abundante vida silvestre y territorios ricos en humedad y condensación solar, siendo este el lugar perfecto para propagar especies altamente toxicas o venenosas como comúnmente se les apoda.

Todo en la vida está determinado por la geografía de un lugar ya que esta determina a las especies que ahí habitan, así como a sus características de adaptación y consecuentemente de mecanismos de supervivencia para evitar la extinción de su propia espacie y el desbalance ecológico general de la cadena alimenticia, algo que a muchos se nos olvida.

Los lugares calientes como los trópicos son los que contienen a más especies ponzoñosas en todo los tipos de ecosistemas debido a que es aquí donde hay más competencia y donde más se enfrentan las especies pequeñas a las grandes y donde estas tienen que encontrar un mecanismo de supervivencia supremo para evitar ser erradicadas.

Las especies pequeñas tienen dos formas de hacer frente a un ecosistema hostil:

  • Agrupaciones
  • Destreza mortal individual

Las agrupaciones no es nada más que el trabajo colectivo de una especie tanto para defenderse como para obtener alimento, especies a cuyos ejemplares jamás se les vera de manera solitaria y a quien siempre se les vera en grandes grupos, como es el caso  de las hormigas, abejas y avispas en tierra y a las pirañas bajo el agua especies que solos no son nada pero en grupo prácticamente indestructibles.

Por el otro lado, existen las especies pequeñas y solitarias quienes pueden ser devoradas en un santiamén, sin embargo estas especies cuentan con una ponzoña letal, varias de las cuales podrían matar a cuatro seres humanos adultos con una sola gota de veneno y cuya mordedura contiene un cuarto de vaso de veneno, lo que podría matar a un elefante sin problema alguno.

Curiosamente, en el mundo natural,  son las especies más pequeñas las que contienen los venenos más potentes, una sabia manera de la madre naturaleza para compensar las debilidades de las especies pequeñas debido a que Dios no da nada que no se puede soportar pero tampoco da con dos manos.

Estas ponzoñas, como la de los alacranes, tienen el poder de romper a las células cancerosas, el único problema es dirigirlas estrictamente contra de ellas y evitar que encuentren su base natural del sistema nervioso.

Una investigación muy interesante.

About the author

Sebamed

View all posts